Furgoneta garrafas gasolinaAgentes de la Policía Local pertenecientes al grupo Halcón han efectuado dos actuaciones en la playa de la Alcaidesa, los días 21 y 22 de octubre, en las que se han incautado de un total de 103 garrafas de gasolina de 25 litros de capacidad cada una, de las que se utilizan para suministrar combustible a las embarcaciones que se dedican al narcotráfico.

El pasado miércoles 21 hallaron 50 de ellas en la playa, y en la tarde del jueves, día 22, fueron alertados por un ciudadano de la presencia en un carril de acceso de una furgoneta con el motor en marcha, las puertas abiertas pero sin nadie en su interior o alrededores. Los agentes desplazados comprobaron que la parte trasera del vehículo contenía 53 envases de gasolina y hallaron documentación en la guantera a nombre de una mujer residente en La Línea. El vehículo carecía de seguro y de inspección técnica en vigor, por lo que se tramitó la correspondiente denuncia administrativa.Garrafas gasolina en la playa
La Policía Local organizó el traslado del combustible incautado a un depósito para su trámite legal, y el coche quedó a disposición de la jefatura. Con posterioridad a esta actuación, los agentes comparecieron en la inspección de la la Policía Nacional, donde fueron informados de que debía hacerse en la Guardia Civil de San Roque, ya que los hechos ocurrieron en ese término municipal. Finalmente, efectuaron el registro de control con los hechos, los datos de los implicados y copia del certificado de destrucción del combustible.

Detenido por usurpación de identidad

En otra actuación de la Policía Local, agentes adscritos a la Unidad de Respuesta Inmediata han detenido a un varón de 23 años por presentar el permiso de conducir de su hermano.
El pasado 22 de octubre, sobre las 22.40 horas, un dispositivo policial en labores de control de vehículos interceptó en la calle Buenos Aires a un Mercedes ocupado por dos personas. La que viajaba en el lugar del copiloto, no conviviente con el conductor, carecía de mascarilla por lo que se procedió a sancionarle. Al requerirle la documentación, mostró una foto en el móvil con sus datos, resultando ser B.G.S., de nacionalidad portuguesa y residencia en La Línea.
Una hora después en la misma calle detuvieron a un turismo marca Audi, cuyo conductor enseñó un permiso de conducir a nombre de L.G.S. Los agentes notaron que se trataba de la misma persona que habían interceptado antes con los mismos apellidos y nombre distinto. Para dilucidar su identificación, se le trasladó a la comisaría de Policía Nacional donde, a través de la huella dactilar, se constató que se trataba del mismo B.G.S., quien carecía de permiso de conducir y presentó el de su hermano. Por ello, quedó detenido por presunto delito de usurpación de identidad, además de ser denunciado por falsedad documental y por conducir sin carnet.